DESAYUNOS SALUDABLES PARA LLEVAR AL COLEGIO

Por la mañana nos preguntamos qué poner en la mochila para que los niños desayunen en el colegio. Si queremos un desayuno saludable, que no se repita cada día y que les guste debemos programarnos y pensar en la variedad y las cantidades.


A muchos niños no les apetece comer nada más levantarse, pero no debemos preocuparnos. La mañana nos da una segunda oportunidad para complementar su alimentación, con la ventaja de que al ser más tarde han gastado energía y habrá aumentado su apetito. Además, el desayuno de media mañana es compartido con los compañeros del cole y eso es un aliciente.

¿Cómo debe ser su desayuno saludable?

Únete a nuestros desayunos libres de productos industriales. Aquí van unas cuantas sugerencias para que el momento de preparar ese tentempié de media mañana que todos los niños llevan al cole sea más sencillo:

  • El desayuno de media mañana debe ser un refuerzo de los alimentos consumidos a primera hora del día: por ejemplo, si ha tomado leche una tostada podemos complementar con una fruta.
  • Los bocadillos de toda la vida son una fuente de energía buenísima para nuestros hijos. No siempre tienen que ser de embutido. Podemos añadirle vegetales como trocitos de lechuga o tomate, atún, tortilla francesa, pollo a la plancha, untarle hummus… las combinaciones son infinitas.
  • Unta aguacate en su bocadillo o añádele aceite de oliva virgen extra para una dosis extra de grasas saludables que le ayuden a llevar la mañana con energía. 
  • La variedad es clave para mantener el apetito. Si todas las mañanas tomamos lo mismo, es difícil ver el desayuno como una comida apetitosa.
  • Recomendamos combinar unos días salado como un sandwich de jamón york y queso, y otros días, dulce, como muesli con frutos secos (para los mayores de seis años).

Ten en cuenta también la hora del recreo y el apetito de tu hijo para que no interfiera con su hora de la comida. Así que, además del contenido, hay que calibrar la cantidad.

No te olvides de que los hábitos alimentarios adquiridos en la etapa escolar perduran en el tiempo e influyen en las prácticas alimentarias habituales en la edad adulta.

Deja un comentario